Saludo de Mons. Gonzalo Duarte
 
12 de Enero, 2018
Compartimos el mensaje que envió Mons. Gonzalo Duarte a las comunidades. "Me da alegría pensar que desde las diferentes ciudades y pueblos que comprende la diócesis partirán buses y otros vehículos con los peregrinos que nos representarán a todos en ese histórico encuentro y celebración de nuestra Fe, a quienes les pido una oración especial por la diócesis de Valparaíso y por quienes no podremos ir por razones de salud u otras".

Hermanos y hermanas:

Deseo empezar esta comunicación agradeciendo de corazón y felicitando a las hermanas y hermanos de las distintas parroquias y comunidades de nuestra diócesis que concurrirán este martes 16 de enero a la Eucaristía con el Santo Padre Francisco en Santiago. Agradezco, también, vivamente a los párrocos y responsables de las diferentes comunidades que han organizado estos viajes con todo lo que ello implica. Me da alegría pensar que desde las diferentes ciudades y pueblos que comprende la diócesis partirán buses y otros vehículos con los peregrinos que nos representarán a todos en ese histórico encuentro y celebración de nuestra Fe, a quienes les pido una oración especial por la diócesis de Valparaíso y por quienes no podremos ir por razones de salud u otras. Nosotros, por nuestra parte, nos uniremos devotamente a través de la televisión a las diversas actividades del Papa en Chile y rezaremos muy especialmente por él, por sus intenciones y por los frutos espirituales y las Bendiciones que ciertamente el Señor con concederá por el ministerio del Papa Francisco.

Agradezco, también, las numerosas actividades que en este tiempo de verano se están realizando en el obispado, en las diversas pastorales, como también en las parroquias, comunidades, establecimientos educacionales y otras instancias de nuestra Iglesia en orden a una mejor formación espiritual y pastoral y a un mejor servicio eclesial. Pienso en los cursos, misiones, trabajos de verano, campamentos de formación, actividades solidarias, etc. que manifiestan la vitalidad de nuestras comunidades y nos fortalecen como Iglesia Servidora en Misión. Un agradecimiento especial a quien han organizado y son responsables de todos estos trabajos, realizados desinteresadamente y sólo por amor a Dios y a los hermanos y hermanas.

Recuerdo con especial gratitud a las parroquias y capillas, tantas, que durante este tiempo de vacaciones tienen más trabajo que durante el año, pues son lugares de veraneo muy concurridos por personas de otros lugares del país y de países vecinos. Son varios los sacerdotes, diáconos y agentes pastorales que no pueden descansar durante el verano por no faltar a sus responsabilidades. A ellos les expreso mi particular agradecimiento.

Con respeto mi situación de salud: el martes 2 de enero terminé mi cuarta y última quimioterapia. Por razones administrativas me equivoqué en cuanto a las fechas y había anotado el 8 de enero exámenes y el 9 control con los médicos. En realidad, los exámenes debo hacérmelos el 18 de enero y el control con los médicos el viernes 19. Como me equivoqué me hice los exámenes el pasado lunes 8 y así supe, por la doctora que me atiende, que todos están buenos, gracias a Dios. Y hasta el 19 de este mes no sabré cuál es mi situación respecto al cáncer. Terminado todo lo relativo a la Quimioterapia debo volver a ponerme bajo el control y cuidado del equipo de cirujanos que me operó y seguir los tratamientos con ellos.

En cuanto a lo principal gracias a Dios me siento muy bien, contento y de buen ánimo. Respecto a lo secundario, es decir las consecuencias no deseadas de la quimioterapia, he estado bastante afectado y limitado en las cosas de la vida diaria: con muchos dolores en las manos y en los pies, habitualmente en cama pues no debo caminar ni estar de pie, con permanente tratamiento de enfermería para cuidar las heridas, fisuras y otros inconvenientes, con bastante ardor a los ojos, lo que me dificulta la lectura, etc. Nada grave pero limitante. Hay personas que han sufrido o están sufriendo mucho más y sé que esto durará aproximadamente un mes más. Por lo tanto, paciencia, buen humor y sobre todo tratar de estar con los ojos fijos en Jesús.

No puedo sino manifestar mi tremenda gratitud a mi dueña de casa, Rosalía Bouzout, a los médicos y enfermeras y a todas aquellas personas buenas que me ayudan tanto en este tiempo de prueba y, sobre todo, rezan por mí. También mi gratitud especial al Vicario General, Mons. Leopoldo Núñez, y a los demás Vicarios, como también al Vice Gran Canciller de la PUCV Padre Dietrich Lorenz.

Una vez más les agradezco de corazón sus manifestaciones de cariño y cercanía y les pido disculpas por mi imposibilidad de responder. Me duelen mucho las yemas de los dedos y además nunca logro estar al día en los mensajes, WhatsApp, etc.

En la Santa Misa que celebro privadamente en mi habitación los recuerdo siempre con gratitud y afecto.

Con mi Bendición,

Gonzalo Duarte G., ss.cc. 

Más Noticias






Home      |      Diócesis      |       Áreas Pastorales      |       Parroquias      |      Recursos Pastorales      |      Contacto

Dirección: Chacabuco 1701, Valparaíso  -  Teléfono: 32 225 55 38  -  E- mail: comunicacionesvalpo@gmail.com